Templo Mayor: Centro de centros PDF Imprimir E-mail

 

Zona Arqueológica de Templo Mayor1

“…señor rey nuestro, es verdad que han venido no sé qué gentes y han llegado a las orillas de la gran mar (…) y las carnes de ellos muy blancas, más que nuestras carnes, excepto que todos los más tienen barba larga y el cabello hasta la oreja les da. Moctecuhzoma estaba cabizbajo que no habló cosa ninguna.2

La antigua ciudad de México Tenochtitlan era para sus habitantes el ombligo del universo: el centro de centros. Lugar de mitos, de peregrinación, de honda religiosidad, de sacrificios y sangre al filo de la obsidiana, por casi doscientos años fue la capital del imperio mexica. Tras la conquista española, sus edificios fueron arrasados y sepultados en nombre de la nueva fe católica. Por más de 500 años su memoria estuvo presente en idea aunque ausente en piedra.

La Zona Arqueológica de Templo Mayor se ubicaba precisamente en lo que hoy es el corazón de la Ciudad de México, entre las calles de Seminario, Justo Sierra, Guatemala, Lic. Verdad y Moneda; a un costado de la Catedral Metropolitana y Palacio Nacional. En este espacio se inserta únicamente el Gran Templo Mayor, es decir el edificio de máxima sacralidad, en cuya cima se elevaban dos templos, uno dedicado a Huitzilopochtli y el otro dedicado a Tláloc. El centro de la antigua urbe abarcó un área mucho mayor que la que ahora contemplamos, pero la gran mayoría de sus edificios se encuentran sepultados bajo construcciones novohispanas o modernas. Fray Bernardino de Sahagún menciona que la Gran Plaza estaba conformada por 78 edificios; hasta el momento y gracias a las exploraciones fuera del Templo Mayor ha sido posible identificar físicamente 36 de estas construcciones.

 

Ubicación de la zona arqueológica


Ver mapa más grande

 

 

Arquitectura

Arquitectura3

El centro religioso y político de México Tenochtitlan se ubicaba precisamente en lo que hoy es el corazón de la ciudad de México, se trata de la Gran Plaza: un espacio de planta rectangular recubierto con piso de lozas de piedra y conformada por diversos edificios; desafortunadamente la mayoría de ellos se encuentran sepultados bajo construcciones virreinales o modernas. Sin embargo, gracias a los relatos novohispanos y a las exploraciones arqueológicas sabemos que sus componentes arquitectónicos más importantes eran:

1. Templo Mayor
Es un Templo doble dedicado a Tláloc dios de la lluvia y a Huitzilopochtli, dios de la guerra. Ahí se llevaban a cabo las principales fiestas religiosas de los mexicas.

2. Templo de Ehécatl-Quetzalcóatl
Edificio de forma semi circular dedicado al dios del viento.

3. Tzompantli
Se trataba de dos estructuras de piedra sobre las que descansaban varios postes de madera en los cuales se ensartaban los cráneos de los cautivos de guerra a manera de trofeo.

4. Juego de pelota
Ubicado a un costado del Tzompantli, la cancha de juego de pelota del recinto ceremonial mexica era de planta en forma de I con banquetas y cabezales.

5. Casa de las Águilas
Es un edificio conformado por varias habitaciones en donde se realizaban ceremonias exclusivas de la élite, relacionadas con el ascenso al trono de los gobernantes.

Mapa de la Zona Arqueológica de Templo Mayor 6. Casa de los Jaguares
Recinto dedicado a la orden de los Caballeros Jaguar y donde llevaban a cabo ceremoniales.

7. Templo de Tezcatlipoca
Era de color rojo y estaba orientado hacia el poniente, en él se llevaban a cabo ceremonias al espejo humeante, Tezcatlipoca.

8. Templo Rojo Sur y Norte
Se trata de dos pequeñas estructuras ubicadas a los flancos norte y sur del Templo Mayor, decoradas con pinturas murales de cierta influencia teotihuacana. Ambos templos estaban dedicados a Xochipilli.

9. Altar-Tzompantli
Es una pequeña estructura cuya característica principal son los 240 cráneos de piedra que la decoran. Orientado hacia el poniente, este edificio tiene se relaciona con el Mictlan, el inframundo.

10. Adoratorio A
Situado hacia el lado norte del Templo Mayor, este edificio se ubica sobre una plataforma que tiene dos escalinatas hacia el este y oeste.

11. Adoratorio de Xochipilli
Se trata de un pequeño altar pintado de rojo dedicado a la deidad de las flores y la danza. Aquí se recuperó una escultura de esta deidad femenina.

12. Templo de Xoxhiquetzal
Se encuentra por debajo de la puerta principal de la Catedral Metropolitana.

13. Templo de Chicomecóatl
Templo dedicado a la diosa del maíz.

14. Templo de Cihuacóatl
Se encuentra por debajo del edifico de los Marqueses del Apartado. Durante las exploraciones arqueológicas, se recuperaron dos esculturas, la primera el Águila Cuauhxicalli y un Ocelote Cuauhxicalli.
 

Plaza ceremonial mexica

 
Historia


Historia4

La historia del pueblo mexica da inicio en 11685  cuando un grupo de tribus salen de un mítico lugar llamado Aztlán. Por instrucciones de Huitzilopochtli, su dios tutelar, parten en la búsqueda de un sitio donde establecerse. La leyenda dice que su peregrinación duró 150 años, hasta que en 1325 de nuestra era llegan al sitio donde fundaron una de las más grandes ciudades de Mesoamérica. Durante poco más de 200 años, el imperio mexica fue el más poderoso del área, hegemonía truncada por la llegada de los españoles y la masiva destrucción de su ciudad, su cultura y su cosmovisión.

La cronología de México-Tenochtitlan se puede extraer de dos fuentes: en primer lugar por las diferentes etapas constructivas del Templo Mayor, producto de las exploraciones arqueológicas y, por otro lado, por la historia de los gobernantes mexicas, relatada por las crónicas y códices novohispanos.


Etapa I
Se conoce a través de las fuentes históricas y no es visible en la zona arqueológica debido a que está cubierta por la siguiente etapa constructiva. La existencia de esta etapa se ha podido comprobar mediante la excavación de túneles durante la temporada de 1989.

1325 Fundación de México-Tenochtitlan. El gobernante Tenoch establece la traza de la ciudad y la divide en cuatro barrios. Los mexicas se relacionaron por el matrimonio con dinastías de la Cuenca y fueron mercenarios al servicio de Azcapotzalco.

1338 Fundación de México-Tlatelolco.

1363 Muerte de Tenoch.


Etapa II
Se trata de la etapa más completa actualmente expuesta en la zona arqueológica. Se pueden apreciar una doble escalinata y los templos gemelos en lo alto del edificio. Se asocia con un glifo con la fecha 2 Conejo, correspondiente al año 1390 d.C. La fachada del Templo Mayor se amplió tres veces y se decoró con pintura mural tanto en el interior de los templos como en el exterior.

1375-1395 Reinado de Acamapichtli

1396-1417 Reinado de Huitzilihuitl.

1417-1427 Reinado de Chimaplopoca. Emprendió mejoras en la ciudad y remozó el acueducto de Chapultepec.


Etapa III
Se asocia al glifo 4 Caña, es decir 1431. Está relacionada con el momento de independencia de Azcapotzalco.

1427-1440 Gobierno de Izcóatl. Establece alianzas con Nezahualcóyotl y los tepanecas de Tlacopan. Posteriormente derrota a los xochimilcas y construye la calzada del sur, lo que facilitó expediciones de conquista hacia esa dirección.

1428 A partir de la derrota de los tepanecas de Azcapotzalco a manos de Tenochtitlán, Tlacopan y Tezcoco, surge la Triple alianza.

Etapa IV-A
Asociada a los glifos 1 Conejo y 2 Casa, los cuales remiten a 1452 y 1469 respectivamente.

1440-1469 Reinado de Moctezuma I, Ilhuicamina. Expansión del imperio. Se establecen las guerras floridas contra Talxcala y Huejotzingo. Se construye, con el apoyo de Nezahualcóyotl, el acueducto doble de Chapultepec y el albarradón.


Etapa IV-B
Se amplía el Templo Mayor y se tallan algunas esculturas monolíticas de gran calidad y contenido iconográfico como la Coyolxauhqui. En esta etapa se puede apreciar la presencia de materias primas y materiales provenientes tanto de las costas del Pacífico como del Golfo.

1469-1481 Reinado de Axayácatl. Se conquista Tlaltelolco y otros 37 pueblos. Algunos como los purépechas, del actual estado de Michoacán, se resisten.


Etapa V
1481-1486 Reinado de Tízoc. Capturó 14 pueblos, lo breve de su mandato se debe a que fue eliminado intencionalmente.


Etapa VI
De esta etapa quedan únicamente restos de la plataforma. Es el momento en que el edificio alcanza sus máximas dimensiones hacia los lados norte y sur. A esta etapa corresponde la construcción de los Templos Rojos.

1486-1502 Reinado de Ahuízotl. Durante su gobierno sometió 45 pueblos, abarcando los actuales Guerrero y Guatemala, donde subyugó el Soconusco.


Etapa VII:
Los restos de esta etapa son los que pudieron contemplar los españoles en el momento de su llegada a Tebochtitlan.

1502-1520 Gobierno de Moctezuma II, Xocoyotzin.

1507 Última ceremonia del Fuego Nuevo.


1519
10 de febrero. Hernán Cortés se embarca en Cuba rumbo a México.

24 de abril. Cortés se reúne por primera vez con los embajadores de Moctezuma en la Villa Rica de la Veracruz, recién fundada por el conquistador.

Julio. Después de un conato de amotinamiento de sus hombres, Hernán Cortés manda hundir sus navíos.

16 de agosto. El ejército de Hernán Cortés parte hacia México-Tenochtitlan.

8 de noviembre. Arribo a México-Tenochtitlan.

14 de noviembre. Prisión de Moctezuma


1520
20 de mayo. Por orden del capitán Pedro de Alvarado se perpetra una matanza de indígenas en el Templo Mayor, iniciando así la resistencia armada de los mexicas. En ese momento Hernán Cortés se encontraba fuera, enfrentando al ejército de Pánfilo de Narváez enviado por el gobernador de Cuba para aprehenderlo.

27 de junio. Muere Moctezuma II.

30 de junio. Derrota del ejército español y retirada, episodio conocido como la Noche Triste.

8 de julio. El ejército de Cortés llega a Tlaxcala.

Julio-octubre. Cortés reafirma su alianza con los tlaxcaltecas, recibe refuerzos y prepara su regreso a Tenochtitlan.

25 de noviembre. Cuitláhuac, el nuevo gobernante, muere de viruela. Lo sustituye Cuauhtémoc, señor de Tlatelolco.

Diciembre. Se prepara el asalto de Tenochtitlan y se realizan matanzas en los pueblos aledaños.


1521
Marzo. Se termina en Tlaxcala la construcción de los 13 navíos que Cortés utilizará en el ataque a Tenochtitlan.

16 de abril. Los ejércitos invasores entran a Xochimilco.

28 de abril. Los 13 navíos están armados y listos en Texcoco para entrar a Tenochtitlan.

10 de mayo. Desde Texcoco Cristóbal de Olid se dirige a Coyoacán y Pedro de Alvarado a Tlacopan.

13 de mayo. Da inicio el asalto y asedio a México-Tenochtitlan.

1 de junio. Toma del fuerte Xoloc.

10 de junio. Asalto al Templo Mayor.

16 de junio. Destrucción palacio de Axayácatl.

30 de junio. Ataque al mercado y barrio de Tlatelolco.

28 de julio. Ataque general, Cortés casi pierde la vida y es salvado por Cristóbal de Guzmán.

13 de agosto. Captura de Cuauhtémoc, matanza de Tlatelolco y caída de la ciudad de México-Tenochtitlan.

A la llegada de los españoles la ciudad tenía aproximadamente 80 mil habitantes y una extensión de 13 kilómetros cuadrados. Para ese momento sólo cuatro ciudades europeas excedían en número de habitantes a la capital del Imperio mexica. La nueva ciudad virreinal empezó a construirse sobre sus ruinas, con frecuencia utilizando las mismas piedras.

 
Exploraciones


Exploraciones

A pesar de que el recuerdo de Tenochtitlan permaneció en la memoria colectiva de los indígenas sobrevivientes, la ubicación de sus principales edificios fue borrada del mapa. Poco a poco, al paso del tiempo, sus dioses y templos fueron reapareciendo desde debajo de la tierra. Así, se empezó a redescubrir la obra creada por los antiguos mexicanos.

El 13 de agosto de 1790 se encuentra en la esquina sureste de la plaza de armas, el monolito de la diosa Coatlicue, la de la falda de serpientes, madre de todos los dioses, de la vida y de la muerte, de la tierra y de la fertilidad. El 17 de diciembre se encuentra la Piedra del Sol, un bloque monolítico de basalto de poco más de 24 toneladas, con bajorrelieves que representan las cinco edades o eras del mundo y los 20 signos calendáricos. Se piensa que fue un altar de sacrificio, Temalacatl o Cuauhxicalli. Tras su descubrimiento esta piedra fue colocada en la parte poniente de la Catedral Metropolitana. Al año siguiente, fue hallada la Piedra de Tízoc, un monolito de basalto que representa una procesión de señores guerreros mexicas sometiendo a diversos señoríos identificables por sus toponímicos y asociados a fechas específicas.
 
En 1792 el Intelectual, científico e historiador mexicano don Antonio de León y Gama publica su Descripción histórica y cronológica que con ocasión del nuevo empedrado que se está formando en la plaza principal de México, se hallaron en ella en el año de 1790, obra que incluye notas sobre los conocimientos astronómicos y matemáticos de los antiguos mexicanos. Fue traducida al italiano por el jesuita Pedro José Martínez y publicada en Roma en 1804. Es considerada el inicio de los estudios arqueológicos en nuestro país.

En 1865 la Piedra del Sol es trasladada al Museo Nacional, ubicado entonces en el Palacio Nacional.

En el siglo XX, en 1914, el arqueólogo Manuel Gamio llevó a cabo la primera exploración enfocada a recuperar la memoria en piedra del axis mundi mexica, excavó y encontró los restos de la esquina suroeste del Gran Templo Mayor. A partir de entonces surgió la necesidad de conocer más ampliamente este edificio.

El 2 de febrero de 1978 trabajadores de la Compañía de Luz y Fuerza del Centro detectaron parte de una escultura en las calles de Guatemala y Argentina, al día siguiente arqueólogos del INAH descubrirían uno de los máximos hallazgos de la arqueología mexicana: la escultura de la Coyolxauhqui, hija de Coatlicue y hermana de Huitzilopochtli en la mitología mexica. Originalmente los trabajos de salvamento estuvieron a cargo del arqueólogo Raúl Arana. Pero en marzo del mismo año da inicio el Proyecto Templo Mayor, bajo la dirección del arqueólogo Eduardo Matos Moctezuma. La excavación principal que dejará liberados el Templo Mayor y algunos edificios aledaños tardará 5 años en realizarse.

En 1987 se inaugura el Museo del Templo Mayor, donde se conserva y exhibe al público el material arqueológico excavado durante varias temporadas de trabajo del Proyecto Templo Mayor.

En 1988 el Centro Histórico de la Ciudad de México es declarado Patrimonio de la Humanidad por la Unesco. El hallazgo de la Coyolxauhqui y el rescate arqueológico del Templo Mayor fueron determinantes para su inclusión en esta lista de bienes universales.

Una vez ubicado el Templo Mayor como el centro fundamental de la cosmovisión mexica, surgió la necesidad de conocer su entorno, la Gran Plaza ceremonial, sepultada bajo los edificios novohispanos. Obviamente, cualquier excavación era sumamente problemática. En 1991 surgió una oportunidad perfecta: debido a la inestabilidad y el hundimiento que presentaban la Catedral y el Sagrario metropolitanos, se llevaron a cabo trabajos de cimentación mediante excavaciones profundas, y los arqueólogos las aprovecharon para seguir detectando edificios, ofrendas y otros vestigios importantes. De esta manera surgió el Proyecto de Arqueología Urbana (PAU), que tiene el objetivo de estudiar el área que ocupó el recinto ceremonial mexica, en el que se sabe que había alrededor de 78 edificios. Hasta el momento el PAU ha intervenido más de 14 predios, recuperando gran información sobre el sitio.

Entre 1991 y 1993, gracias a las excavaciones en la Catedral y Sagrario Metropolitanos, se logra rescatar 23 ofrendas asociadas a algunos edificios que forman parte del recinto sagrado de Tenochtitlan.

En 1992 se llevó a cabo un proyecto de investigación interdisciplinaria entre el INAH y la UNAM para realizar el estudio integral del recinto conocido como la Casa de las Águilas. Los objetivos principales fueron la localización de subestructuras bajo el piso y definir su función.

Ya en el siglo XXI, en 2007, se inauguran cuatro ventanas arqueológicas en el atrio de la Catedral Metropolitana. Estos espacios, que dejan ver elementos arquitectónicos novohispanos y prehispánicos, se planearon desde los trabajos de cambio de piso del atrio iniciados desde el 2005 por el PAU. Tanto vestigios de la ciudad prehispánica como restos de edificios virreinales pueden ser contemplados a lo largo de 38 ventanas arqueológicas, localizadas en diferentes puntos: el atrio de la Catedral, el Palacio del Arzobispado, la Casa de la Primera Imprenta, la Casa del Marqués del Apartado, el Museo de la Caricatura, Casa de la Autonomía Universitaria, el Palacio Nacional, y el propio Museo del Templo Mayor.

Como parte del PAU, entre 2006 y 2012 los vestigios del Calmécac, la antigua escuela donde estudiaban los hijos de los nobles y de los gobernantes mexicas, son descubiertos debajo del Centro Cultural España, a espaldas de la Catedral.

En 2006, durante los trabajos de exploración en el predio conocido como la Casa de las Ajaracas, en la esquina de las calles de Argentina y Guatemala, se descubre el monolito de la Tlaltecuhtli, junto con varias ofrendas. Esta escultura es la de mayores dimensiones recuperada hasta la fecha. Se trata de una escultura gigantesca que representa la advocación femenina de Tlaltecuhtli, diosa de la Tierra. Las exploraciones estuvieron dirigidas por el arqueólogo Leonardo López Luján y forman parte del Proyecto Templo Mayor.
 
Con motivo de la construcción de un nuevo vestíbulo de acceso a la Zona Arqueológica y al Museo del Templo Mayor, en el año de 2009 se explora la porción norte de la Plaza Gamio. Los trabajos, dirigidos por el arqueólogo Raúl Barrera, del PAU, quedaron a la vista varias etapas constructivas del Templo Mayor, se recuperaron algunas ofrendas, un edificio de planta circular, 23 lápidas grabadas.

Actualmente los trabajos del Templo Mayor continúan, tras 98 años de las primeras excavaciones en el recinto sagrado mexica. Dioses e historia aguardan para brotar de la tierra.

 

 
Arqueólogos

Los Arqueólogos


Eduardo Matos Moctezuma*
Arqueólogo coordinador del Proyecto Templo Mayor. Fue distinguido con el Premio Nacional de Ciencias y Artes 2007.
 
Nació en la Ciudad de México en 1940. Es maestro en Ciencias Antropológicas con especialidad en Arqueología, por la Escuela Nacional de Antropología e Historia del INAH y por la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM).
 
Ha ocupado diversos cargos dentro del INAH y en otras instituciones: Subjefe de Monumentos Prehispánicos (1967-1974); Director de la Escuela Nacional de Antropología e Historia (1971-1973); Asesor del Instituto Nacional Indigenista y Secretario de la Sociedad Mexicana de Antropología (1971-1976) y Presidente del Consejo de Arqueología (1977).
 
Además, director del Centro de Investigaciones y Estudios Superiores en Antropología Social (1982-1986), Director del Museo Nacional de Antropología (1986-1987); director del Museo del Templo Mayor (1987-2000) y, miembro de la Comisión Dictaminadora del Instituto de Investigaciones Antropológicas de la Universidad Nacional Autónoma de México (1990-1993), entre otras.
 
Entre sus trabajos arqueológicos destacan las excavaciones realizadas en Comalcalco, Tabasco (1960); Bonampak, Chiapas (1960), la excavación de un sitio teotihuacano en Tepeapulco, Hidalgo (1960) y excavación de entierros y edificios en Tlatelolco (1961).
 
Igualmente, ha encabezado trabajos arqueológicos en la zona 2 y zona 9 del Proyecto Teotihuacan (1962-1964); en Totemihuacán, Puebla -con la Fundación Alemana para la Investigación Científica- (1964); exploración de un templo azteca en las calles de Argentina, México, D.F. (1965) y el rescate arqueológico en la presa de Malpaso, Chiapas (1966).
 
Entre 1966 y 1967 fue Jefe de exploraciones del Proyecto Cholula, bajo la dirección del arquitecto Miguel Messmacher; en 1968, excavó el juego de pelota No. 2 de Tula, Hidalgo.
Entre 1968 y 1977 fue Director del Proyecto Tula (Secciones Prehispánica, Colonial y Moderna); en 1971, excavó un sitio teotihuacano en Coacalco, Estado de México y fue asesor en las excavaciones del Patio de Honor del Palacio Nacional (México, D.F.), en 1974.
 
Desde 1978 hasta la fecha, coordina el Proyecto Templo Mayor donde ha desarrollado cinco temporadas de excavación (1978-1982), y a través del cual se emprendieron excavaciones arqueológicas en Tlatelolco, D.F. (1978-1988) y, desde 1991, las del Programa de Arqueología Urbana, con rescates arqueológicos en diferentes sitios del Centro Histórico de la Ciudad de México.
 
Entre 1993 y 1994 dirigió el Proyecto Especial Teotihuacan, donde realizó excavaciones en la Pirámide del Sol, fundó el Museo de la Cultura Teotihuacana y el Centro de Estudios Teotihuacanos con su programa de becarios.
Su actividad docente se desarrolla principalmente en la Escuela Nacional de Antropología e Historia, donde imparte diversas cátedras desde 1968, y en la Escuela de Restauración, Conservación y Museografía “Manuel Castillo Negrete”, ambas del INAH.
 
Diversas instituciones lo han invitado como profesor, entre ellas la Universidad Iberoamericana (1978-79); el Centro de Investigaciones y Estudios Superiores en Antropología Social (1984-1985); la Ecole de Háutes Etudes en Sciences Sociales, París (1983-1984); la University of Colorado, (1984); la Universidad Complutense de Madrid (1986), y el Centro de Investigación y Docencia en Humanidades del Estado de Morelos.
 
El Maestro Eduardo Matos Moctezuma es miembro del Seminario de Cultura Mexicana, de la Sociedad Mexicana de Geografía y Estadística, de la Sociedad de Antropólogos del Caribe, de la Asociación de Escritores de México, de la Sociedad Mexicana para el Estudio de las Religiones, de la Academia Nacional de Historia y Geografía, de El Colegio Nacional y de la Academia Mexicana de la Historia, entre otras instituciones.
 
Formó parte de la Comisión de Adquisiciones de Bienes Culturales del Fondo Nacional para la Cultura y las Artes del Consejo Nacional para la Cultura y las Artes, y es Asesor en Antropología e Historia de la editorial Fondo de Cultura Económica.
 
Colabora en el consejo editorial de Estudios de Cultura Náhuatl del Instituto de Investigaciones Históricas de la UNAM, de Arqueología Mexicana y México en el Tiempo, de Editorial Raíces/INAH, de Nueva Antropología, INAH y del Boletín Informativo de La pintura Mural Prehispánica en México, del Instituto de Investigaciones Estéticas de la UNAM.
 
Entre las numerosas distinciones de que ha sido objeto, destacan: Chevalier dans l’Ordre des Palmes Académiques, Ministère des Universités, Republique Française (1981); Chevalier de l’Ordre National du Mérite, Republique Française (1982); Officier de l’Ordre des Arts et des Lettres, Ministre de la Culture, Republique Française (1982); Socium ab Epistolis, Institutum Archaeologicum Germanicum (1988); Orden Andrés Bello, otorgada por la República de Venezuela (1988) y Doctor of Sciences Honoris Causa, University of Colorado (1989).
 
Además, fue galardonado con la Medalla Benito Juárez, por la Sociedad Mexicana de Geografía y Estadística (1992); y fue miembro honorario del Archaeological Institute of Americ. En el año 2000 recibe el máximo reconocimiento que brinda el INAH al nombrarlo Profesor de Investigación Científica Emérito.
 
En el 2002, recibe de la Harvard University la Medalla Henry B. Nicholson,  por la “Excelencia en la investigación en estudios mesoamericanos”.
 
En 2003, el Instituto Nacional de Antropología e Historia y la Harvard University le rinden homenaje por sus más de cuarenta años al servicio de la arqueología y la cultura mexicanas, con la celebración de las Jornadas Académicas en homenaje a Eduardo Matos Moctezuma, con la participación de más de 50 académicos nacionales y extranjeros. En 2008 es distinguido con el Premio Nacional de Ciencias y Artes 2007.
 
Es comentarista en varios documentales en vídeo, entre ellos El Templo Mayor, Teotihuacan, Olmecas, Zapotecos y Chichén-Itzá (1991-92) y Dioses del México antiguo (1995).
 
Es curador de múltiples exposiciones nacionales y extranjeras, principalmente cuando fue director del Museo del Templo Mayor, en cuyo periódo promueve más de 100 muestras que dieron a conocer la cultura mexica por todo el mundo.
 
Entre las más sobresalientes se encuentran Dioses del México Antiguo, Antiguo Colegio de San Ildefonso, México, 1995-1996; Descubridores del pasado en Mesoamérica, Antiguo Colegio de San Ildefonso, México, 2001-2002; Aztecs, en la Royal Academy of Arts de Londres (Berlín y Boon), 2002-2003, e Isis y Quetzalcóatl, en el marco del Forum de las Culturas, Monterrey, Nuevo León, 2007.
 
Desde 1989, es coordinador del Corpus Precolombino que publica la editorial Jaca Book, y de la serie Mesoamerican Worlds, de la University Press of Colorado, con David Carrasco.
 
A lo largo de su carrera como arqueólogo ha impartido más de 600 conferencias y ha participado en diversos congresos, simposios y mesas redondas nacionales e internacionales.
 
Sus publicaciones más destacadas son: Muerte a filo de obsidiana; Vida y Muerte en el Templo Mayor; Teotihuacan, la metrópoli de los Dioses; Los Aztecas; El Templo Mayor de Tenochtitlan; La Casa prehispánica, Las piedras negadas, y Estudios Mexicas, volumen 1, tomos 1-5 editados por El Colegio Nacional, entre muchas más.
 
Su amplia producción sobrepasa las 480 fichas bibliográficas que comprenden libros autógrafos y como coordinador, artículos, introducciones, prólogos, presentaciones, reseñas, críticas, catálogos y guías.

*Fuente: INAH



Leonardo López Luján#

Nació en la Ciudad de México el 31 de marzo de 1964. Realizó sus estudios superiores en la Escuela Nacional de Antropología e Historia. Allí obtuvo en 1990 la licenciatura en arqueología con una tesis sobre el Templo Mayor de Tenochtitlan que fue dirigida por el Prof. Eduardo Matos Moctezuma. En 1998, López Luján se doctoró con los máximos honores en la Universidad de París X-Nanterre, presentando una tesis sobre religión y política mexicas, la cual fue escrita bajo la dirección del Dr. Pierre Becquelin.

La práctica profesional de López Luján ha corrido a la par que su formación académica. Ha participado en numerosos proyectos históricos y arqueológicos en Campeche, Quintana Roo, Chiapas, Oaxaca, Morelos, México y Guanajuato, así como en los Andes Ecuatorianos. Desde julio de 1980 es miembro del Proyecto Templo Mayor/INAH. También ha sido investigador invitado de la Universidad de Princeton en 1995 y profesor invitado de la Sorbonne de París en el año 2000.  

A partir de 1988, López Luján se desempeña como profesor-investigador de tiempo completo en el Museo del Templo Mayor del Instituto Nacional de Antropología e Historia. Sus trabajos se han centrado principalmente en las relaciones de la política con el ritual y el arte público en el seno de las sociedades prehispánicas del Centro de México. Coordinó, junto con Linda Manzanilla y William L. Fash, un proyecto de excavaciones arqueológicas en el conjunto palaciego de Xalla, Teotihuacan. Actualmente es el director del Proyecto Templo Mayor, realizando exploraciones en el centro de la cultura mexica, dónde recientemente descubrió el monolito de la diosa Tlaltecuhtli.

López Luján tiene una amplia producción bibliográfica que ha sido traducida al inglés, el italiano y el alemán. Es autor de siete libros: La recuperación mexica del pasado teotihuacano (INAH, 1989); Nómadas y sedentarios (INAH, 1989); Las ofrendas del Templo Mayor de Tenochtitlan (INAH, 1993); con R. Cobean y G. Mastache, Xochicalco y Tula (Jaca Book/Conaculta, 1995); con A. López Austin, El pasado indígena (FCE/Colmex, 1996); también con A. López Austin, Mito y realidad de Zuyuá (FCE/Colmex, 1999), además de La Casa de las Águilas (INAH/Princeton/Chicago, en prensa). Además, ha escrito 18 capítulos en libros especializados, 17 artículos, 6 notas, así como varios guiones museológicos, fichas de enciclopedia y traducciones.  

Paralelamente, López Luján ha dado a conocer sus investigaciones originales en 31 congresos nacionales e internacionales, y ha impartido un total de 51 conferencias, de las cuales 17 han tenido lugar en Europa y los Estados Unidos. Cabe mencionar que sus proyectos de investigación han sido apoyados económicamente no solamente por el INAH, sino también por las universidades de Colorado, Texas, Princeton y Harvard.

Entre las distinciones que López Luján ha recibido destacan el Kayden Humanities Award (Universidad de Colorado, 1991); los Premios 1992 y 1996 del Comité Mexicano de Ciencias Históricas; el Oustanding Academic Book (Choice, Current Review of Academic Books, 1994); el Premio Alfonso Caso (INAH, 1998) y la Beca Guggenheim (JSGMF, Nueva York, 2000). López Luján ingresó al Sistema Nacional de Investigadores en 1992. En 1999, se incorporó a la Academia Mexicana de Ciencias. Recibió la Medalla de Plata del Instituto Nacional de Antropología e Historia por 20 años de servicio a la institución como profesor-investigador de tiempo completo. Fue Invité d’honneur del Musée du quai Branly y del Groupe d’Études Mésoaméricaines en el ciclo Le Monde des Aztèques, Musée du quai Branly, París, mayo de 2011. The Bank of America Distinguished Lecturer, San Antonio Museum of Art. The Dr. Ruth Morris Bakwin Class of 1919 Lecturer, Art Deparment, Wellesley College. Distinguished Lecturer of the Joukowsky Institute for Archaeology and the Ancient World, Brown University, Providence. Member of the Board of Senior Fellows, Pre-Columbian Studies, Dumbarton Oaks Library and Collection, Washington, D.C., Trustees for Harvard University, periodo 2012-2015.


#Fuente Academia Mexicana de Ciencias
 

 
Recomendamos

Te recomendamos:

Trabaja INAH en levantamiento tridimensional en el Templo Mayor-Milenio-Julio 2011

Cuauhxicalco, lado Plaza Gamio

Calmecac, Centro Cultural España

Restauración y Remodelación: Digitalizan monumentos mexicanos con escáner láser
 
Templo Mayor: nuevo hallazgo altera la radiografía de Tenochtitlán

Paseo virtual por el Templo Mayor

Templo Mayor

Templo Mayor, Museo y Zona Arqueológica

 

 
Bibliografía

Referencias bibliográficas

Barba, Luis; Lazos, Luz; Link, Karl, Ortíz, Agustín y Leonardo López Lujan
1998 Arqueometría en la Casa de las Águilas. En: Revista Arqueologías Mexicana, Vol. VI, Núm. 31 (Mayo-junio), ed. Raíces/INAH

González González, Carlos Javier
2006 Xipe Tótec. Guerra y regeneración del maíz en la religión mexica. CFE.

León-Portilla, Miguel
1976 Visión de los vencidos. UNAM
1978 México Tenochtitlan: su espacio y tiempo sagrados. INAH.

López Austin, Alfredo y Leonardo López Lujan
1996 El Pasado Indígena. FCE.

López Lujan, Leonardo
2003 La casa de las águilas. Un ejemplo de la arquitectura religiosa de Tenochtitlan. FCE-INAH

Matos, Eduardo
1975 Muerte al filo de la obsidiana. INA-SEP
1986 Vida y muerte en el Templo Mayor. CFE.
2011 Tlatelolco y Tenochtitlan. En: Seis ciudades antiguas de Mesoamérica. Sociedad y medio ambiente. Pp. 365-384 INAH.  
2012 Tenochtitlan. En: Diálogos con el pasado, recuento. Pp. 91-102. INAH, México.

Matos, Eduardo y Felipe Solís
2003 Aztecas. Revista Arqueología Mexicana no. 13. Ed. Raíces.

Matos, Eduardo y Leonardo López Lujan
2009 Escultura monumental mexica. Ed. Espejo de Obsidiana-INAH.

Soustelle, Jacques
1982 El universo de los aztecas. FCE.

Vela, Enrique
2011 Los Tlatoanis Mexicas. Revista Arqueología Mexicana no. 40. Ed. Raíces.

 
Fotos

 

Última actualización el Jueves, 14 de Mayo de 2015 15:08