Toniná: El sueño vertical PDF Imprimir E-mail

 

Zona Arqueológica de Toniná, Chiapas¹

 

En 687 d.C. se inicia una revolución en el antiguo reino maya de Popo, el antiguo nombre de Toniná. Este cambio en la estructura de poder recorría todo el México antiguo en medio de sangre y fuego provocados por las guerras entre organizaciones dinásticas y las corporativas. El poder se fragmenta y se expande y el viejo mundo del Clásico se perderá para siempre”²

La Zona Arqueológica de Toniná se localiza a aproximadamente 12 km al este de la población de Ocosingo y a 133 km al sur de la zona arqueológica de Palenque, sobre una serie de colinas que forman el extremo norte del valle de Ocosingo. En una zona fronteriza entre dos grandes tradiciones culturales: los Altos de Chiapas y las Tierras Bajas Mayas.

El risco donde se asientan las ruinas cae en la intersección de dos arroyos estacionales que desembocan en el Río de la Virgen y en el Río Jataté. El grupo principal de edificios se encuentra al oeste del que es afluentes del Río Jataté.

Toniná, que significa Casa de Piedra, es el nombre con el que en la actualidad se conoce a esta antigua ciudad Maya. Sin embargo, los estudios de sus inscripciones han permitido saber que su nombre original era Popo, que significa blanco en lengua mixe-zoque.

Aunque este lugar posee una larga historia de asentimientos previos, se sabe que el sitio floreció entre el 600 y el 900 d.C., dentro del periodo Clásico. Este lugar fue el último testigo del ocaso del llamado Viejo Imperio Maya, el cual ocupó territorios en Chiapas, Guatemala y Honduras. De hecho, la última fecha de esta etapa fue hallada justamente en Toniná y corresponde al año 909 d.C.

Toniná fue un importante enclave militar que jugó un papel determinante en el equilibrio político del área. A lo largo de mucho tiempo sostuvo constantes enfrentamientos con la antigua urbe de Palenque que, aliada con la ciudad de Copán, luchó durante 20 años por el control de las tierras mayas de la región de Tabasco, entre los actuales ríos Usumacinta y Grijalva, alrededor del inicio del siglo VIII.

Estas guerras dieron como resultado un sinnúmero de prisioneros para ambas ciudades, principalmente gente de la élite gobernante. En Toniná, estos prisioneros están representados en el Juego de Pelota de la Gran Plaza y en el Templo de los Cautivos.

 

 

Ubicación de Toniná
 


Ver mapa más grande

La Ciudad

La Ciudad
De manera general, la Zona Arqueológica de Toniná está conformada por la Acrópolis y la Gran Plaza, en las cuales se concentran diversos edificios. Su emplazamiento se encuentra sobre un cerro que se levanta sobre una gran plaza, sin embargo durante la época prehispánica la antigua ciudad de Popo seguramente alcanzó una extensión mucho mayor a lo que actualmente se puede visitar. El núcleo político-ceremonial muy posiblemente abarcó varios cerros, porque se observa una continuidad arquitectónica de entre 10 y 12 hectáreas, que corresponden sobre todo a la fachada sur de la Acrópolis. La población presumiblemente se extendió en la periferia de este núcleo.

La Acrópolis
Comprende los edificios más importantes del sitio. Fue construida en lo alto de una montaña modificada artificialmente mediante terrazas. Alcanza una altura de 75 metros y tiene 320 metros de fachadas. Al centro corre una escalinata que conduce a siete plataformas que constituyen el enorme laberinto de templos, palacios y estructuras conectados entre sí por calzadas.

Algunos de los edificios que conforman La Acrópolis son:

Zona Arqueológica de TonináEl Palacio del Inframundo:
Se ubica en la primera plataforma. Se trata de un edificio rectangular, en cuyo interior se encuentra un pasillo que lo recorre a manera de laberinto. En los muros externos sobresalen algunas ventanas en forma de cruz que iluminan parcialmente el interior del edificio.

El Palacio o Casa de las Luciérnagas:
Es un conjunto palaciego, formado principalmente por construcciones que rodean patios centrales: un recibidor, habitaciones personales, un baño, que se abastecía con agua de lluvia y, además, contaba con un sistema de drenaje. Las habitaciones se comunican entre sí por pasadizos y túneles. Todavía se observan algunos fragmentos de los frisos que decoraban este lugar. A este espacio restringido sólo podían acceder el gobernante y algunos pocos personajes de alta jerarquía.

Friso de las Cuatro Eras:
Se encuentra en el talud de la estructura E5, mide 3.30 m de altura por 16 m de ancho y se encuentra en la parte este de la quinta plataforma. Este relieve esta dividido en cuatro secciones y está enmarcado por bandas de plumas y huesos cruzados que también las dividen en cuatro secciones triangulares. En el centro, precisamente en el punto de unión de las bandas, se colocó una cabeza descendente, de cuyo cuello brota un círculo de plumas. En la parte superior, las bandas horizontales rematan en otros círculos de plumas con cráneos humanos en el centro3. Las interpretaciones señalan que se trata de la representación del mito de las cuatro eras cosmogónicas

Templo del Espejo Humeante
Se ubica en la plataforma más alta del sitio, se trata de un alto y estilizado basamento piramidal en cuya cima un templo fue rematado con adornos arquitectónicos de crestería.

Templo del Monstruo de la Tierra
Está en la sexta plataforma, se trata de la representación en estuco del monstruo de la tierra con las fauces abiertas y que está devorando una esfera solar de piedra.

 

La Gran Plaza


La Plaza principal de Toniná está conformada, entre otras estructuras, por una Cancha de Juego de Pelota y el Altar de Sacrificios.

Juega de Pelota
Esta cancha tuvo dos tipos de marcadores, en una primera época se usaron seis representaciones de serpientes que detienen la bóveda celeste, al mismo tiempo delimitan los extremos del camino estacional del Sol. En 688 d.C. las serpientes fueron destruidas y en su lugar se colocaron al menos diez esculturas de cautivos de Palenque y Copán, los enemigos de Toniná. Las esculturas son representaciones de personas con las manos y los pies fuertemente atados con lazos.

 

 
Exploraciones en Toniná

Exploraciones en Toniná

La primera referencia de Toniná fue hecha por Fray Jacinto Garrido en el siglo XVII. Menciona la existencia de “muchos edificios de gran antigüedad a unas seis leguas de Ocosingo”, las cuales nombra Aharicab, que significa mano de gobernante. En 1787 Vicente José Solórzano hace mención del sitio, nombrándolo por su nombre en Tzeltal. Toniná que significa Casas de piedra. En el siglo XIX Guillermo Dupaix visita Toniná y realiza una breve descripción de cuatro edificios, acompañada por dibujos de Antonio Castañeda. De igual forma el obispo Domingo Juarros, visita Toniná a quién nombra como Tulhá. En 1840 John Lloyd Stephens y Frederick Catherwood realizan una visita al sitio, hacen solamente una breve descripción de los edificios de la Acrópolis. Para1896 Eduard y Cecil Seler visitan las ruinas, tomaron fotografías y levantaron calcas de algunos monumentos.

A comienzos del siglo XX, Alfred Tozzer hizo unos registros fotográficos. En 1925 Franz Blom y Oliver LaFarge arriban a Toniná y su trabajo consistió en una detallada descripción e ilustración de unos 30 monumentos prehispánicos, es la primera mención de algunas esculturas del sitio. El registro incluyó casas, iglesias y ranchos cercanos a Ocosingo. Para 1935 se publica Isagoge Histórica Apologética de las indias Occidentales, de un fraile dominico anónimo, en este texto se hace mención a la primera referencia de la antigua ciudad por Fray Jacinto Garrido. En 1942 Henrich Berlin visita Toniná. Durante 1944 Eric Thompson y Sylvanus G. Morley pasaron algunos días en el sitio para estudiar sus monumentos.

En 1972 se iniciaron investigaciones en Toniná auspiciadas por la Misión Archeologique Francaise et Ethnologique au Mexique y el Centre National de la Recherche Scientifique de Francia. Las excavaciones continuaron entre 1973 y 1974 y de nueva cuenta entre 1979 y 1980. Los trabajos estuvieron dirigidos por Pierre Becquelin y Claude F. Baudez para las temporadas de1972-1974 y por  Pierre Becquelin y Eric Taladoire para las temporadas 1979-1980. Para cuando terminó el proyecto el número de monumentos registrados se incremento a 141, los resultados fueron publicados en la obra de cuatro volúmenes Tonina, une cité Maya du Chiapas.

En 1980 se inician los trabajos de investigación y conservación de la zona arqueológica por parte del INAH. Este proyecto continúa hasta nuestros días y ha estado dirigido por el Dr. Juan Yadeun Angulo. A lo largo del proyecto se han descubierto una gran cantidad de nuevos edificios, se han recabado nuevos datos arqueológicos, históricos, religiosos y lingüísticos. Hasta el momento el proyecto ha permitido identificar poco más de 200 edificios. En el otoño de 1989 se descubrió el Mural de las Cuatro Eras o friso de los señores del sueño, en él, en cuatro páginas, aparece representado el universo paralelo de los wayoob’ o conciencias espirituales de algunos gobernantes históricos, entre ellos el de un señor del sitio vecino de Pomoná, Tabasco. Otras interpretaciones apuntan a que en el mural está representada la leyenda de los cuatro soles. En 1992 se descubre el edificio conocido como el Palacio del Inframundo.

En diciembre de 2009 se descubre un sarcófago de más de mil años de antigüedad, con información sobre el abandono de la antigua ciudad de Toniná. El sarcófago se encontró en la quinta plataforma de la Acrópolis: en cuanto a sus proporciones y características es muy similar a la tumba de la Reina Roja de Palenque y no tiene inscripción alguna. Sin embargo, el hallazgo fue fechado entre 840-900 d.C. y coincide temporalmente con el abandono masivo de las ciudades mayas.

En el año de 2010 un muro con un amplio texto glífico, que incluye el nombre completo del gobernante maya que forjó el más importante de los señoríos militares de esta antigua civilización, fue localizado en la Zona Arqueológica de Toniná: El descubrimiento, a decir de los epigrafistas, arrojará nuevos datos sobre la gramática maya, toda vez que muestra rasgos lingüísticos poco conocidos y aún por descifrar. Algunas de las ideas contenidas en el muro señalan que el edificio que resguarda el mural habría sido inaugurado por uno de los principales sacerdotes del gobernante K’inich B’aaknal Chaahk, mediante un ritual dedicatorio que implicó un rito de purificación.

Fue a finales de mayo de 2011 que, al sur de la cancha del Juego de Pelota, fueron descubiertas dos esculturas que representan cautivos de guerra, posiblemente provenientes de Copán, y un par de tableros con inscripciones. Los textos señalan la alianza que, por el control de aquellas tierras, los reinos de Palenque y Copán sostuvieron durante 20 años en su guerra contra Toniná, justamente alrededor del inicio del siglo VIII.  

Desde una perspectiva integral, actualmente el INAH continúa los trabajos de investigación y conservación de la Zona Arqueológica de Toniná, el antiguo reino de Popo.

 

 
Arqueólogos

Los Arqueólogos

Juan Yadeun Angulo
Arqueólogo por la Escuela Nacional de Antropología e Historia, maestro en Ciencias Antropológicas con especialización en arqueología y doctor en sociología por la Universidad Nacional Autónoma de México. Es investigador de la Dirección de Estudios Arqueológicos del Instituto Nacional de Antropología e Historia. Ha desarrollado diversos proyectos de investigación, en 1982 excavó y restauro la plaza principal de la zona arqueológica de Tula, en 1976 llevó a cabo excavaciones en Ichcateopan, Guerreo, dónde se buscaba desentrañar la veracidad sobre los restos de Cuauhtémoc. Es autor de diversas publicaciones entre las que se encuentran: El estado y la ciudad: el caso de Tula, La Caja de los espejos: arqueología en movimiento, Tonina: el laberinto del inframundo, entre otros. Desde 1980 es director del Proyecto de Investigación y Conservación de Toniná.

 

 

 
Recomendamos

Te recomendamos:

Paseo Virtual por la Z. A. de Toniná

Galería de fotos: Hallan en Chiapas guerreros de copán

Video: Hallan en Chiapas Guerreros de Copán

Sarcófago maya de más de mil años con información sobre el abandono de la antigua ciudad de Toniná

Muro Maya en Toniná

Descubren en Toniná pirámide más alta que la del Sol en Teotihuacan


Descubren esculturas prehispánicas en Toniná

 

 
Bibliografía

Referencias bibliográficas

Graham, Ian y Peter Mathews
1996 Corpus of Maya Hieroglyphic Inscriptions: Tonina. Peabody Museum of Archaeology and Ethnology, Harvard University.

Martin, Simon y Nikolai Grube
2002 [2000] Crónica de los reyes y Reinas Mayas. La primera historia de las dinastías Mayas. Ed. Planeta. México.

Mateos, Frida
1997 Toniná: la pintura mural y los relieves, técnica de manufactura. Colección Científica, INAH.

Yadeun, Juan
1992 Toniná. El laberinto del inframundo. Espejo de obsidiana. Gobierno del estado de Chiapas.
1993 Toniná. El equilibrista. México
1994 El espacio sagrado de la guerra celeste. En: Arqueología mexicana no. 8 ed. Raíces.
2012 K’inich Baak Nal Chaak, Toniná (Popo), Chiapas. En Arqueología Mexicana. Los Gobernantes Mayas. Ed. Raíces

 

 
Fotos

 

 

 

 

 

 

Última actualización el Jueves, 14 de Mayo de 2015 15:02